Page 58 - Rebel Mess
P. 58

Fui a una plaza, a la playa, volví a Tel Aviv y pensé que en esa ciudad yo tenía que vivir al menos un tiem- po. Conocí a un israelí en la playa y me quedé a dormir en su casa, ese chico era hermoso, recién había terminado el ejército y tenía ganas de coger. Era antisionista, y eso me calmó. Él me tocaba las piernas, me decía: “You are so beauty”. Tenía los ojos verdes, era alto y fanático de Van Gogh. Yo entiendo poco inglés entonces empezamos a hablar mediante Google Translate. En su cuarto lo besé y me dijo: “Later”, y perdí las esperanzas de poder avanzar.
Lo que amás está en el futuro, no hay forma de llegar a él que no sea pasando por lo que debas pasar. Pero no te distraigas. No sé cómo se hace eso. En el presente hay que trabajar por la cura. Yo nunca podría alcan- zar la eternidad. Estoy hablando de que si por ejemplo querés dejar de repetir los mismos esquemas que te parten, que te hacen mal, que te engordan, que te dejan de suero, que te recuerdan a cuando tus padres te trataban mal delante de sus amigos, ya no los repitas más. Parece fácil como lo digo,¿ no? Porque estoy sentada frente a mi pc, tomando un café con leche.
JACQUELINE GOLBERT
59


































































































   56   57   58   59   60